Ladrillo de Tergopol o Isoblock

Ladrillo de Tergopol o Isoblock

El Ladrillo de Tergopol es un material innovador y efectivo para la construcción de losas. El mismo presenta ventajas y desventajas respecto a su contrapartida el ladrillo sapo.

Tergopol, Isoblock, EPS
Ser extremadamente ligero lo hace muy versátil.

Puede ser denominado de 3 formas: Ladrillo de Tergopol, Isoblock o EPS. En este artículo te vamos a informar debidamente de sus puntos a favor y en contra.

Características del Isoblock

Peso: Se trata de un ladrillo liviano. Este factor deriva en que las losas construidas con un ladrillo de EPS pesen mucho menos que las elaboradas con ladrillo cerámico.

Su peso también es una ventaja para los obreros, que tienen mucha más facilidad a la hora de desplazarlos por la obra o llevarlos a plantas superiores cuando se realiza construcciones de mucha altura.

Seguridad en la Construcción: Si uno de estos ladrillos se cae no se rompe ni se fisura. Además no suponen un riesgo para los obreros por su bajo peso.

Térmico: Se opone más al paso del calor que el ladrillo cerámico.
Esto hará que los ambientes sean más cálidos en invierno y más frescos en verano.

Acústico: Es mejor evitando el paso del sonido que el material cerámico. Esto evita que desde dentro del ambiente se oiga ruidos molestos desde afuera, a la vez que impide que los ruidos generados en la casa importunen a nuestros vecinos.

No es Ignífugo: El tergopol al quemarse produce gases que son extremadamente nocivos para la salud y el medioambiente.

En este sentido los ladrillos sapo de material cerámico son superiores, puesto que no propagan el fuego ni liberan gases tóxicos.

Este es el detalle fundamental que provoca que no terminen de ser aceptados, y es que la seguridad en los incendios debe ser tomada demasiado en serio.